“Canta con alguien que tiene Alzheimer. Verás como reconecta con su identidad y se siente feliz”

Mónica de Castro es musicoterapeuta clínica especializada en demencias y envejecimiento saludable

Mónica de Castro, musicoterapeuta clínica especializada en demencias y envejecimiento saludable y fundadora de Singular, nos recomienda que cantemos, que cantemos mucho y que, además, si podemos, toquemos algún instrumento. ¿El motivo? “La música, en todas sus vertientes, nos motiva y ejercita nuestro cerebro, con el beneficio que ello conlleva, sobretodo en personas mayores”. Y lo dice refiriéndose al Alzheimer, donde la música puede ayudar a personas con esta enfermedad a recuperar recuerdos asociados a experiencias positivas de su vida.

Con motivo del Dia Mundial del Alzheimer -que se celebra cada 21 de septiembre- queremos repasar en esta entrevista las bondades de estas sesiones y la música como herramienta que puede contribuir a preservar la identidad de pacientes de Alzheimer.

¿Cómo definirías la musicoterapia? 

La musicoterapia es el uso de la música y de los elementos musicales por parte de un musicoterapeuta profesional para ayudar a las personas a mejorar su bienestar o calidad de vida. Se puede utilizar en ámbitos educativos, clínicos -en caso de existir patologías- o sociales, como por ejemplo, con personas en riesgo de exclusión.

Creo que es conveniente explicar qué no es la musicoterapia, porque a veces se confunde. No son musicoterapia las actuaciones o animaciones por sí solas, por ejemplo, aunque tengan lugar en hospitales u otros entornos clínicos y contribuyan a mejorar el estado de ánimo. Tampoco se pueden considerar musicoterapia las clases de música o la audición de listas individualizadas por sí solas.

Estas actividades pueden formar parte de un proceso musicoterapéutico, pero la musicoterapia va mucho más allá. Requiere utilizar la música en un entorno controlado en que se pueda dar respuesta a las emociones o reacciones de la persona, y por tanto, va mucho más allá.

¿Qué beneficios aportan las actividades musicales a las personas mayores?

La música crea nuevas conexiones y organiza funciones en nuestro cerebro que activan, entre otros, el sistema de recompensa, y todo ello nos ayuda a mantener y mejorar nuestra salud física y mental. Y al mismo tiempo, nos hace disfrutar y despierta sentimientos de logro en un contexto lúdico.

Hay diversos estudios que avalan los efectos positivos que la audición de música proporciona a las personas en edad avanzada.  Uno de ellos, se realizó en Estados Unidos en el año 2013, y reunió a 6.000 participantes.  Los resultados evidenciaron que cuanta más música se escuchaba, más motivación tenía la persona para realizar actividades físicas, cognitivas y sociales. También se ha visto que la audición de música de manera pautada en el proceso de rehabilitación postoperatoria de una intervención de prótesis de rodilla puede disminuir el dolor y mejorar la amplitud del movimiento.

En el caso del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas, la música y los instrumentos, también proporcionan grandes ventajas, ya que mejora la velocidad de procesamiento y la memoria. Al igual que cantar. ¡Cantar es muy saludable para nuestro cerebro! También ayuda a mejorar la memoria y facilita las relaciones sociales en personas mayores, pudiendo contribuir, por ejemplo a un proceso de superación de la soledad no deseada.

En estos momentos, en Singular estamos a punto de iniciar un programa que irá dirigido a la lucha contra la soledad no deseada y el aislamiento social de personas mayores basándonos en la evidencia existente sobre este beneficio.

¿En qué momento y cómo se debería utilizar?

La música puede funcionar tanto a nivel preventivo como paliativo. Es decir, cuando somos mayores, podemos llevar a cabo actividades musicales para prevenir ciertas afecciones o para reforzar nuestro bienestar.

Pero además, también, podemos emplearla cuando aparecen algunas patologías, como puede ser el Alzheimer. En estos casos, el profesional musicoterapeuta, que conoce como se aplica la música a la salud mediante técnicas y protocolos específicos, trabajará junto a la persona para acompañarle y dar respuesta a las necesidades que le plantea su patología. Canta con alguien que tiene Alzheimer y verás cómo accede de nuevo a su identidad y esto le proporciona un gran bienestar.

 ¿Y a los cuidadores? ¿Qué oportunidades ofrece este tipo de disciplina?

Si estamos pensando en cuidadores de una persona con una demencia, por ejemplo, la música le puede ayudar a relajarse, a expresar y a canalizar sus emociones mientras acompaña a la persona con demencia. Al final, el cuidador y la persona afectada, salen beneficiados de las ventajas que aporta la música.

En Singular formamos y orientamos a los cuidadores familiares y profesionales para que puedan utilizar la música según las necesidades de la persona con demencia a la que acompañan.  Las formaciones incluyen el abordaje de necesidades básicas físicas y psicológicas como reducir la apatía, estimular el movimiento, realizar el baño o mejorar la alimentación.

¿Puede la musicoterapia ayudar a superar un duelo? ¿Cómo?

El proceso de duelo es un camino psicoemocional que implica pensamientos y emociones. Cuando perdemos a un ser querido, uno de los retos que se nos pueden plantear es la expresión de los sentimientos y emociones.

Una técnica músico-terapéutica muy eficaz que utilizamos para tratar este problema es la composición guiada. Se trata de un acompañamiento para que la persona componga su propia canción y, así, pueda acceder a sus emociones y lograr expresarlas en un entorno seguro. De esta manera se consigue que la vivencia del duelo pueda ser más saludable.

¿Cree que la musicoterapia sería un buen recurso de prevención de problemas psicopatológicos relacionados con la pandemia COVID-19?

Por supuesto que sí. Nosotros diseñamos a finales del 2020 un programa para acompañar a cuidadores familiares y profesionales de residencias para ayudarles a superar las consecuencias del confinamiento y las vivencias que experimentaron durante el periodo más duro de la COVID-19.  Tocar instrumentos en grupo, reflexionar a partir de temas musicales, cantar expresando emociones son técnicas que, dirigidas de forma profesional por un musicoterapeuta especializado, pueden ser de gran ayuda.

 ¿Está esta disciplina extendida en nuestro país? ¿Qué nos queda?

Todavía queda mucho para que la musicoterapia pueda extenderse en nuestro país de forma contundente. Se han hecho progresos últimamente en entornos clínicos y educativos para integrar esta disciplina entre las terapias complementarias con base científica, pero aún queda un buen trecho que recorrer.

Es necesario avanzar en la aceptación de esta disciplina para poder así contribuir con todo el potencial que ofrece la musicoterapia a la mejora del bienestar de las personas.

X

Regístrate y forma parte de Tu apoyo en red

¡Vamos!
Mano