Duelo perinatal, duelo invisibilizado

El duelo perinatal es una experiencia que trasciende las palabras. Es la pérdida de un bebé durante durante el embarazo o poco después de nacer.

En el calendario, el 15 de octubre puede parecer un día común, pero para muchas familias en todo el mundo, es una fecha que marca el Día Mundial del Duelo Perinatal. Es una jornada destinada a recordar y honrar a aquellos que han experimentado la pérdida de su bebé durante el embarazo o poco después del nacimiento. En el oscuro rincón de la vida que apenas vemos, existe una realidad que silenciosamente quebranta corazones y desafía la fortaleza humana.

El duelo perinatal es una experiencia que trasciende las palabras y se oculta tras las sombras del dolor. Se refiere a la pérdida de un bebé durante el embarazo o poco después del parto, una realidad que a menudo permanece invisible para quienes no la han vivido. Este duelo es como un iceberg: la mayoría de nosotros solo vemos la punta, pero la magnitud del dolor se extiende mucho más allá de lo que se puede percibir superficialmente.

En el corazón del duelo perinatal se encuentra un deseo interrumpido, un sueño que se desmorona en un instante. Los padres que enfrentan esta experiencia experimentan una paradoja emocional única: su amor por ese hijo es profundo e inmenso, pero la posibilidad de verlo crecer se desvanece, dejando un vacío doloroso en sus vidas. Es un dolor que desafía la lógica y que se manifiesta como una profunda tristeza, ira, culpa y confusión.

Las claves para gestionar el duelo perinatal

En medio de esta realidad invisible y dolorosa, existen claves fundamentales que pueden ayudar a las familias a gestionar el duelo perinatal:

  • Permítete sentir y expresar emociones: El primer paso en la gestión del duelo perinatal es permitirse sentir y expresar las emociones. La tristeza, la rabia, la culpa y la confusión son respuestas naturales ante la pérdida. No te juzgues por lo que sientes; estas emociones son una manifestación del amor profundo que sientes por tu hijo.
  • Comunicación abierta y apoyo: Hablar sobre tu experiencia es esencial. Comparte tus sentimientos con amigos, familiares o terapeutas especializados en duelo perinatal. La comunicación abierta crea un espacio seguro para procesar el dolor y recibir apoyo emocional.
  • Busca ayuda profesional: El duelo perinatal es una experiencia compleja que a menudo requiere ayuda profesional. Los terapeutas especializados pueden brindar apoyo emocional y herramientas para ayudarte a avanzar en tu proceso de duelo.
  • Cuida de tu bienestar: El duelo perinatal puede ser agotador, tanto física como emocionalmente. Prioriza el autocuidado, incluyendo una dieta saludable, ejercicio suave y descanso adecuado. La práctica de la meditación y la atención plena también puede ayudar a calmar tu mente.
  • Ritual de despedida: Muchas personas encuentran consuelo en la creación de rituales o ceremonias para honrar y despedirse de su bebé. Esto puede ayudar en el proceso de aceptación y cierre.
  • Educación sobre el duelo perinatal: Aprende sobre el duelo perinatal y las diferentes etapas que puedes experimentar. La educación te ayudará a comprender mejor tus propias emociones y a sentirte menos aislado.
  • Darse el tiempo necesario: No existe un calendario para el duelo. Cada persona tiene su propio ritmo para sanar. No te sientas presionado para «superarlo» rápidamente. Date el tiempo que necesitas.
  • Recuerdos preciosos: Considera la creación de un espacio para mantener recuerdos preciosos de tu bebé, como fotografías, cartas o un diario. Estos objetos pueden ser una fuente de consuelo y conexión con tu hijo.
  • Buscar significado: A medida que avanza el proceso de duelo, es posible que desees buscar un significado en la experiencia. Algunas personas encuentran formas de honrar a su bebé a través de actividades benéficas o creando un legado en su nombre.

La concienciación sobre el duelo perinatal es crucial para desterrar el estigma y brindar apoyo a quienes lo atraviesan. Al hacer visible esta realidad, se crean oportunidades para compartir historias, encontrar consuelo y buscar la ayuda necesaria. La visibilidad también promueve la comprensión pública y la investigación, lo que puede llevar a mejoras en la atención médica y el apoyo emocional.

Para reflexionar sobre la delicadeza del tema del duelo perinatal, os invito a visualizar la metáfora de las estrellas en el cielo de la noche. Imagina que cada vida perdida en el duelo perinatal es una estrella brillante que brilla en el cielo. Estas estrellas pueden ser de diferentes tamaños, formas, pero su luz es poderosa y única. Representan a los bebés que partieron antes de tiempo, pero que dejaron una huella imborrable en los corazones de sus padres.

Al igual que las estrellas, estas vidas fueron efímeras pero hermosas, y su luz continúa iluminando el camino de aquellos que los amaron. La metáfora nos recuerda que, aunque las estrellas puedan parecer distantes, su presencia sigue siendo tangible en la oscuridad de la noche. Del mismo modo, los bebés perdidos en el duelo perinatal siguen viviendo en los recuerdos, los corazones y las acciones de quienes los amaron.

Ariadna Torres García

Psicóloga y Psicooncóloga

X

Regístrate y forma parte de Tu apoyo en red

¡Vamos!
Mano