¿Cómo cuidar de la salud emocional durante la cuarentena por coronavirus?

Las noticias acerca de la evolución de la pandemia del coronavirus dibujan un escenario en el que el miedo puede coger un protagonismo importante

Las constantes noticias acerca de la evolución de la pandemia del coronavirus, junto con las restricciones del estado de alarma decretado por el gobierno para hacer frente al coronavirus COVID-19, han dibujado un escenario en el que el miedo y la frustración pueden coger un protagonismo importante.

El miedo es la emoción que desarrollamos, ante cualquier situación desconocida o potencialmente peligrosa, motivándonos a “huir” de las amenazas o a hacerles frentes cuando la situación lo hace necesario.

Cuando este miedo se convierte en irracional, en lugar de ser una ayuda, puede bloquearnos o hacernos cometer errores.

Con el objetivo de minimizar las consecuencias, que desde un punto de vista psicológico emocional, puede implicar la situación actual, es importante poder seguir algunas recomendaciones para ayudarnos a superar esta situación de la manera más calmada posible.

En estos días de información continuada es importante acudir a fuentes contrastadas -páginas oficiales de la adminstración sanitaria y colegios profesionales- a la hora de conocer la evolución de la pandemia y de las medidas a tomar para nuestra protección y la del resto de ciudadanos.

A pesar de la situación, intentar conversar acerca de otros intereses no relacionados con el COVID-19 nos permitirá disminuir nuestros niveles de ansiedad. Es el momento de realizar otras actividades de ocio que nos ayudarán a desconnectar del momento, como jugar a juegos de mesa o leer, lo que nos ayudará a llegar al final de la jornada con una sensación de bienestar.

Planificar las cuestiones relacionadas con la logística de nuestro hogar y comprometernos con todas aquellas conductas que ayudan a proteger al resto de la sociedad refuerza nuestra implicación y nos hace sentirnos orgullos de colaborar a solucionar la crisis.

Hacer aquellas actividades que por falta de tiempo no solíamos hacer, como poner orden o hacer manualidades con los niños son otras posibilidades que nos oferece esta situación.

Durante estos días, especialmente para aquellas personas que se encuentran solas en casa, es clave seguir manteniendo el contacto con las personas de nuestro entorno sea vía telefónica o aprovechando las nuevas tecnologías. Así, por ejemplo, una videollamada nos ayudará a dar una mayor calidez a la comunicación.

En el caso de conocer alguna técnica de relajación ahora es el momento de ponerlo en práctica. Si no has aprendido con anterioridad, bastará con buscar momentos de silencio y con pocos estímulos para descansar cada pocas hora. Por ejemplo, fijar la atención en algo que permita distraer mis pensamientos de las preocupaciones actuales o prestar atención a la llama de una vela y cómo esta va cambiando poco a poco de forma y de color.

Durante estos días, es clave seguir cuidando nuestro cuerpo y hacer al menos 20 minutos de ejercicio diario para activar nuestro organismo y generar endorfinas. Ello nos ayudará de manera muy importante tanto a la salud física como al bienestar emocional.

Por encima de todo, debemos recordar que estamos viviendo una situación temporal y extraordinaria, por lo que no hay que llevar nuestro pensamiento más alla de unas semanas, para evitar una preocupación excesiva por un escenario que quizás no llegue a darse.

En cualquier caso, entre todos debemos seguir siendo conscientes que estamos haciendo sacrificios para proteger a nuestro entorno y a otras personas a quienes la enfermedad les podría poner en serio riesgo. Es momento de cuidarnos y de cuidar al resto y de hacerlo manteniendo nuestro bienestar y salud  salud emocional.

 

Joan Piñol

Psicólogo

X

Regístrate y forma parte de Tu apoyo en red

¡Vamos!
Mano